Home

Últimamente en varias entrevistas me han preguntado mucho sobre el éxito y el fracaso. Qué significaba, cómo se podía conseguir lo primero y evitar lo segundo ….etc..

Y la verdad es que me ha hecho reflexionar sobre lo que he visto en estos años de trabajo con líderes, equipos y emprendedores pero también sobre lo que me había pasado a mí misma: si había vivido más éxitos o fracasos.

Y he llegado a esta conclusión:

los fracasos han dejado su huella y me han llevado a éxitos que no había imaginado.

 
Your plan_Reality

 

¡Me encanta esta ilustración! Representa fantásticamente una dinámica bastante más habitual de lo que piensas y que experimentan líderes, equipos y emprendedores.

A esta dinámica la he bautizado como…

 

Los 10 pasos
del fracaso hacia el éxito
 

 

  1. Visualizas una meta y decides lanzarte a por ella. “Lo veo. Está ahí. ¡Quiero alcanzarlo!”

  2. Empiezas la etapa (como en el Tour o en la Vuelta a España) y ves realmente la realidad a la que te enfrentas: “Vaya… esto no es tan recto como parecía. Hay piedras, cuestas… ”

  3. Caes en algún momento a pesar de haberte esforzado y te das cuenta de que hay terrenos que requieren otras naves.

  4. Sientes que todo se acaba ahí. Y aún con el agua al cuello, haces todo lo posible por mantenerte a flote.

  5. De repente ves una cuerda a la que te agarras para remontar. Lo haces cansado/a y de hecho, casi no puedes decir ni de dónde has sacado las fuerzas para salir adelante.

  6. Descansas para retomar el aliento, y afinando la vista vuelves a ver la meta pero ahora también eres capaz de ver de lejos la tormenta.

  7. Estás aprendiendo que el camino es así. Es durillo la verdad pero…

  8. ¡Estás subiendo! De hecho, eres capaz de mirar atrás y sentir orgullo por todo lo que has sido capaz de superar.

  9. ¡Llegas arriba!¡Has conseguido la meta!

  10. Y ahora vas y cambias la bandera de “Meta” por una de “hito”. Ahora solo piensas en seguir adelante. Has aprendido cuál es el camino del éxito.

 

Start_finish| ESCOACHING

 

Espero que haya gustado esta metáfora y que compartas conmigo que el fracaso* no es el final de nada.

¡Sorprendentemente forma parte del éxito!

 

*Fracaso procede de “fracassare” que etimológicamente significa resultado adverso, algo que se malogra, que cae, que se rompe. Pero ¡no significa que no sea útil y podamos utilizarlo para conseguir nuestro propósito!

 

Si te encuentras en algún paso de los difíciles, de esos que te impiden ver tu meta, mantener el foco o te hacen perder la ilusión, hay que ponerse manos a la obra.

 

No debes esperar ni un minuto.

¡Consúltame!

 

Sobre este tema, hoy te recomiendo una lectura y una música….

 
Sobrevivir al fracaso

Extremoduro