Home

Estoy leyendo al filósofo coreano Byung-Chul Han, en un retante escrito llamado La sociedad del cansancio sobre cómo la positividad puede tener su lado negativo. ¡Las dos caras de la misma moneda!

La sociedad del cansancioByung-Chul Han habla de cómo la autoexigencia por ser mejores, esforzarnos por ser geniales o repetirnos “debo tener éxito”  pueden convertirse en mensajes que están en la base de la frustración, la depresión y la tristeza en nuestra sociedad actual.

 
 

En resumen, no hay nada menos productivo que el afán de productividad

Viene a decir (pero casi mejor que lo leas tú mismo/a!) que ese esfuerzo por resultar originales, geniales, por crear cosas inverosímiles, por aportar lo “mejor” o incluso perseguir ideales como la felicidad puede suponer un esfuerzo cansino, que nos subyugan más que dar alas para ser libres.

¿Alguna solución?

 

“Todos nosotros deberíamos jugar más y trabajar menos, entonces produciríamos más”

 

Byung propone varias vías para “escapar” de un positivismo no inteligente y una de ellas es el juego. Esta frase para mí tiene mucho sentido ya que probablemente conoces mi trabajo en torno al uso del juego en el ámbito organizacional a través de TALENT GAMING ®

Por todo ello, ¡te recomiendo esta lectura! Si lo lees, escríbeme para comentar tus impresiones! Me encantará saber de ti.